Nuestros orígenes

Nuestros orígenes

A principios de los 60, Francisco Martínez Clavel propuso a sus socios, Ricardo Llorens y José María Vilaplana Vilaplana, quienes tenían un pequeño taller de carpintería, la construcción de un prototipo de guitarra clásica española.

Atendiendo a la propuesta del Sr. Martínez Clavel, Ricardo Llorens y José María Vilaplana Vilaplana construyeron un instrumento, basándose en una guitarra de un familiar.

Esta muestra fue revisada y afinada por profesores locales de música.

A la vista de los resultados obtenidos, decidieron iniciar el proyecto de la construcción de guitarras. Para ello constituyeron una sociedad denominada "Manufacturas Jachi", cuyos socios constituyentes fueron Francisco Martínez Clavel, José María Vilaplana Vilaplana, Ricardo Llorens Bonhome y su cuñado José Luis.

Posteriormente, ante la insuficiencia de las instalaciones sociales, decidieron trasladarse a otras nuevas dependencias, situadas en la carretera de Cela sin número de Muro de Alcoy, donde llegaron a trabajar unos 20 operarios.

Por diversas circunstancias y avatares de la vida, José Botella Miró contactó con Manufacturas Jachi, y les ofreció sus servicios como agente comercial, con la finalidad de relanzar las ventas tanto en el mercado nacional como en el internacional.

Al cabo de unos años, el Sr. Martínez Clavel decidió vender sus participaciones y salir de la empresa. A partir de este momento, José Botella Miró y Rafael Insa Satorre llegaron a un acuerdo con el Sr. Martínez Clavel para continuar con el proyecto, tras un periodo de prueba de seis meses.

El 14 de junio de 1965 se constituyó "Manufacturas Alhambra, S.A.", siendo sus socios fundadores D. Rafael Insa Satorre, D. José Botella Miró, D. José Botella Valls, D. Jesús Cuesta Suárez, D. José María Vilaplana Vilaplana y D. Ricardo Llorens Bonhome.

Durante todos estos años y hasta nuestros días, "Alhambra" se ha ido implantando poco a poco en el mercado de instrumentos musicales de cuerda, nacional e internacional, con base en un esfuerzo continuo y en un constante afán de superación.

Desde el inicio del proyecto, "Alhambra" ha sido fiel a la construcción de guitarras, siguiendo el tradicional sistema de construcción de tacón español, y utilizando siempre las más nobles y variadas maderas.

Por último, debe destacarse el capital humano de esta empresa, pues gran parte de aquellos jóvenes que comenzaron a trabajar en aquel pequeño taller han desarrollado toda su vida profesional en la empresa, hasta el punto de que muchos de ellos se han jubilado en la misma. Otros de aquellos profesionales continúan trabajando en la empresa desde sus orígenes, constituyen un gran equipo con muchísima experiencia, y representan un valor inestimable para "Alhambra".