Los mayores virtuosos españoles de la guitarra clásica

  • Dentro de las mayores leyendas de la guitarra clásica, se encuentra Paco de Lucía. Constituye todo un referente universal de la guitarra española. Su padre y otros maestros de este instrumento, como el Niño Ricardo, fueron los responsables de que su afición por tocar la guitarra finalmente se convirtiera en un arte. Su música para guitarra es única en el mundo al haber fusionado con éxito el flamenco con otros estilos diferentes.

    Vicente Amigo nació en Sevilla y su trabajo ha recibido numerosos reconocimientos y premios de la industria de la música. Está considerado uno de los mejores guitarristas españoles de la historia y ha trabajado junto a artistas tan conocidos como Alejandro Sanz o Estrella Morente.

     

    Raimundo Amador posee algo en común con Paco: ha sabido mezclar varios estilos en uno solo con gran maestría. Así, ha dejado fluir el flamenco, el rock y el blues con total naturalidad como si formaran parte de un género musical propio. A lo largo de su carrera ha colaborado con cantantes de la talla de Remedios Amaya o B. B. King.  

     

    Andrés Segovia fue el padre de la guitarra clásica al mejorar este instrumento con ánimo de perfeccionar su acústica. Enseñó a otros su música para guitarra y su calidad y destreza musical perduran todavía hoy en sus alumnos. Su contribución fue condecorada con varios doctorados honoris causa por parte de universidades de todo el mundo.

     

    Narciso Yepes tuvo de profesor a un pianista de nivel, Vicente Asencio, y esto le concedió los recursos necesarios para desarrollar una guitarra de mayor resonancia de 10 cuerdas con la que tocar música barroca. Su influencia ha sido clave en muchos estudiantes y sus partituras suponen un referente mundial.

     

    Guitarristas españoles ha habido muchos y bien es verdad que resulta complicado seleccionar a los mejores de la historia, pero los grandes perdurarán en nuestra memoria por siempre.

     

    Imagen