Componer música para guitarra: consejos básicos

  • Cuando se ha aprendido a tocar la guitarra con cierta competencia, se llega de forma natural a una de las actividades más placenteras de este arte: componer canciones. Aunque parezca complicado, especialmente al principio, no tiene por qué serlo. 

    Siguiendo unos pocos consejos, se puede crear música para guitarra propia y original:

    - De entrada, resulta útil seguir una forma específica, como la popular estructura estrofa, estribillo, estrofa, estribillo, puente, estribillo, estribillo. También se puede optar por escalas concretas y un número reducido de acordes (tres-cinco). Esto, lejos de constreñir la creatividad, permite concentrarse en los aspectos más expresivos.

    - Conviene asimismo empezar con armonías sencillas y ritmos fáciles de recordar. La guitarra clásica se distingue por lo mucho que transmite con unos pocos acordes. No se necesita complicar la melodía para lograr una buena canción, como demuestran tantos ejemplos.

    - Un guitarrista aprende mucho sobre composición escuchando música con un espíritu atento, tratando de contestarse determinadas preguntas: ¿qué es lo que mejor se recuerda de esta canción y por qué?, ¿qué tipo de acordes predominan?, etc.

    - Las canciones con más acordes mayores poseen más vitalidad, mientras que los acordes menores aportan un carácter más melancólico. La letra ha de adecuarse a las emociones que transmite la música y se torna memorable al lograr la identificación por parte del público.

    - Alcanzado el grado de maestría, un capo permite descubrir nuevas posibilidades. Este accesorio, apto tanto para la guitarra española como para la eléctrica, revela sonidos distintos: digitaciones más complejas, riffs en tonalidades diferentes o resonancias similares a las de una mandolina, por ejemplo.

    Sea cual sea el sistema elegido para componer, no se debe olvidar lo más importante: divertirse y exponer la propia personalidad en lo que se hace. Presentar a los demás una creación propia constituye motivo de orgullo para cualquier guitarrista.

    Imagen