Saber leer una partitura para poder tocar la guitarra española

  • El primer encuentro con una partitura no siempre es fácil. Tocar la guitarra conlleva, aparte de sentimiento, conocer una serie de técnicas útiles a la hora de interpretar una canción. Tanto la música de la guitarra clásica como la de la guitarra española dependen del tono, el tiempo, el compás y el ritmo. 

    Hay que diferenciar, antes de nada, partitura de tablatura. La partitura lleva un pentagrama introducido por una clave de Sol.

    Mientras que la tablatura consiste en la representación del brazo del instrumento con 6 líneas, equivalentes a cada una de sus cuerdas. Habitualmente, al principio de cada línea, se colocan unas letras.

    Estas letras son las equivalencias de las notas en americano. La escala musical completa quedaría, entonces, así:

    C: Do.

    D: Re.

    E: Mi.

    F: Fa.

    G: Sol.

    A: La.

    B: Si.

    Para tocar correctamente la guitarra, la partitura ha de leerse siempre de izquierda a derecha. La expresión profunda y melódica de la música para guitarra ha de respetar:

    • El ritmo: el ritmo de la guitarra española o guitarra clásica en una partitura se representa a través de las notas (entera, media, corchea, semicorchea, la fusa y la semifusa).

     

    • El compás: es una unidad métrica de tiempo, organizada en grupos. Aparece indicado al principio del pentagrama 2/2 o 4/4, por ejemplo. En función del número de tiempos, existen diferentes tipos de compás (simples, compuestos y binarios).

     

    Lo más importante a la hora de acariciar una guitarra y representar la música, es no olvidar dejarse llevar por las emociones que ello provoca en el músico. Lo demás, es cuestión de paciencia y práctica.

    Un consejo: Se tarda menos tiempo en aprender a leer la partitura de una canción, si, previamente, se ha escuchado varias veces, con el fin de tener en la memoria sus características.