La guitarra española cada vez despierta más pasiones en China

  • La creciente popularidad del flamenco en todo el mundo, poco a poco también va llegando a China. Los japoneses hace tiempo que sucumbieron a los encantos del baile, el cante y la guitarra española, y ahora parece que sus vecinos también quieren aprender a bailar y a tocar la guitarra. 

    Este interés se demuestra en la creciente demanda de artistas españoles para la realización de workshops o talleres de flamenco, y en un incremento de las actuaciones de grupos flamencos.

    El interés por el flamenco en China se remonta a los años noventa y está ligado al cada vez mayor atractivo que la marca España despierta en el país asiático. Al fin y al cabo, a medida que crecen las relaciones comerciales entre ambos países, también aumenta la curiosidad por la lengua, la gastronomía y la cultura española.

    En este sentido, el flamenco representa un síntesis de los elementos que se asocian con la cultura española, como la guitarra clásica o el baile, y con valores como la tradición, la pasión o la fiesta. En los numerosos centros que enseñan flamenco en China abundan los jóvenes, que se interesan por la música para guitarra o por el baile como forma de expresión.

    Todo ello se traduce en nuevas oportunidades de negocio para las empresas españolas, especialmente para las empresas relacionadas con las artes escénicas.

    A medida que el conocimiento del flamenco aumente, es de esperar que las compañías de baile o sectores como el de la fabricación de guitarras clásicas encuentren un mercado cada vez más abierto y ávido de cultura y productos españoles.

    Si la pasión por el flamenco sigue creciendo y se consolida en el país más poblado del mundo, el arte que nació hace siglos en Andalucía podría vivir una expansión sin precedentes y convertirse en un sentimiento universal y un puente entre culturas.

    Imagen