Distintas opciones para tocar la guitarra en función del estilo

  • El que quiera iniciarse en el arte de tocar la guitarra tiene que enfrentarse a una pregunta de difícil respuesta: ¿cuál elegir? La respuesta ha de tener en cuenta varios factores, y uno de ellos es el estilo que más inspire al músico. Porque, en efecto, la música para guitarra es todo un mundo y hay tipologías que se pueden ajustar en mayor o menor medida al sonido buscado. 

    La taxonomía de la guitarra española nunca estará exenta de debate, pero una clasificación válida podría ser en función del tipo de cuerda. En primer lugar, estarían las que utilizan cuerdas de nailon, que sustituye a las tripas de animales que se usaban antiguamente.

    La guitarra clásica utiliza este tipo de cuerda, así como la flamenca, una variante de la anterior adaptada a las necesidades de este estilo. La guitarra con cuerdas de nailon también se adapta bien a la música clásica, al tango y a diversas músicas del mundo, como podría ser la ranchera.

    Por otra parte, estarían las guitarras de cuerda de acero o algún otro metal. Esto es lo que diferencia, principalmente, a la guitarra acústica de la clásica, produciendo un sonido más agudo, mientras que las cuerdas de nailon dotan al instrumento de un sonido más suave.

    La guitarra acústica tiene su origen en Estados Unidos y no es de extrañar que se adecue perfectamente a estilos de ese país, tales como el country, el blues, el jazz y el rock.

    Como anécdota, la guitarra acústica se debe a Christian F. Martin y Orville Gibson, nombres con los que todo amante de este instrumento está más que familiarizado.

    Así pues, cada tipo de guitarra nos permite tocar una amplia variedad de géneros y estilos, de modo que el autor tendrá un buen margen de maniobra, sea cual sea su elección.

    Imagen