Guitarrista elige guitarra flamenca

  • Guitarras Flamencas Alhambra

    En la elección de una guitarra flamenca, la comodidad y el color del sonido son prioridad.

    Se han definido en anteriores publicaciones, los elementos a tener en cuenta para elegir una guitarra clásica. Para la elección de una guitarra flamenca hay algunas características coinciden, pero como es evidente, otras no.

    Dentro de la música flamenca, también es importante la elección de estilo a tocar. Si la intención es tocar un flamenco fusión u otras tendencias, seguramente hay opciones como el cutaway que facilitaría mucho el acceso a la parte baja del mástil.

    Una opción elegida por muchos guitarristas es el cuerpo estrecho, los que en guitarras Alhambra se denomina con las siglas “CT”, que al ofrecer un cuerpo más estrecho, posibilitan otras posiciones para tocar.

    También la impresión visual es muy importante, por lo que un instrumento que nos llame la atención condicionará la elección. A partir de una tapa maciza, la caja puede ser de diferentes maderas.

    Aunque la guitarra flamenca por excelencia siempre ha sido con fondo y aros de ciprés, ya es muy común encontrar flamencas negras, construidas con Palosanto. Pero al igual que la clásica o el resto de tipos, no hay que perder de vista que lo importante es el sonido, por lo que hay que probar los instrumentos y fijarse en las diferentes sensaciones sonoras que ofrezca el instrumento.

    Como decimos, a partir de una tapa maciza, los aros y el fondo pueden ser macizos o laminados. En cuanto a maderas, normalmente encontraremos: Sicomoro, Ciprés o Palosanto.

    Por supuesto, a mayor calidad de madera, mayor precio. Pero no sólo porque las maderas macizas sean más caras, además, la construcción con maderas macizas requiere un tratamiento distinto y un trabajo más especializado.

    Dos selletas a elegir

    En lo que respecta a la acción de las cuerdas, cada guitarrista tiene unos gustos. Por este motivo, en las guitarras flamencas de Alhambra, se añade una segunda selleta para que el guitarrista pueda elegir.

    A partir del modelo 3f, las guitarras flamencas llevan una segunda selleta más alta para aquellos que no estén acostumbrados a tocar con acciones tan bajas.