La posición en la guitarra y la salud

  • Francisco Tárrega - Andrés Segovia - Regino Sainz de la Maza - Sabicas - Paco de Lucía

    La posición en la guitarra es fundamental. Además debemos recordar la importancia de cuidar nuestro cuerpo para no tener lesiones.

    Al tocar hay que tener una posición adecuada, dependiendo del tipo de guitarra que usemos y el tipo de música que toquemos, la posición cambiará. Una de las comparaciones más obvias es la diferencia entre la posición clásica y flamenca.

    La posición clásica es con la pierna de apoyo levantada, de forma que se busca la mayor accesibilidad a todo el instrumento. Para elevar la pierna se utiliza un taburete o pie, de forma que el instrumento queda en un ángulo de 45 grados aproximadamente. El brazo derecho se coloca en la parte lateral de la guitarra y la mano forma un angulo de prácticamente 90 grados respecto a la tapa. Hoy en día, muchos guitarristas utilizan elementos ergonómicos, como el ergoplay o gitano, para elevar el instrumento y no tener la pierna levantada.

    En cuanto a la flamenca, la posición ha tenido una evolución total. Antes de Paco de Lucía, la guitarra se apoyaba en el cuerpo por el fondo, y en la pierna derecha por la parte inferior del instrumento. Una posición pensada para una mano izquierda con poca movilidad.

    Paco de Lucía fue el que incorporó la posición flamenca que conocemos hoy en día, que consiste en apoyar el instrumento por la parte central del lateral, en la pierna derecha. Posición que varía cuando se cruzan las piernas, y donde el brazo derecho se sitúa en una parte inferior del aro lateral, algo más baja respecto a la posición clásica.

    El hecho de que la guitarra flamenca tenga una caja más estrecha que la clásica, menos honda, y que la técnica flamenca haya evolucionado tanto, hace que esta posición sea muy cómoda.

    Aún así, cuando se estudia el arte de la guitarra, en cualquiera de sus estilos, se estudia durante muchas horas y manteniendo una posición igual o similar. Cuando terminamos, normalmente nos acordamos de las extremidades superiores porque están entumecidas, pero no debemos olvidarnos de las inferiores.

    Respecto a esta situación, el problema se agrava en la posición clásica, donde estiramos más la pierna de apoyo, con lo que es más importante si cabe, realizar estiramientos después de estudiar para equilibrar las dos piernas y evitar cualquier tipo de lesión.

    Como hemos comentado, para mejorar esta posición y que no sea tan dañina, existen algunos elementos ergonómicos que elevan la guitarra y, al situar las dos piernas al mismo nivel, mejoran la posición de las lumbares.

    En el jazz, también hay algunos intérpretes que utilizan la guitarra española y dependiendo de cada uno, utilizan posiciones diferentes, aunque el instrumento y los estilos sean similares. Hablaremos de ello.