¿Sabes qué tipo de cuerda es el mejor para tu guitarra?

  • Clavijero de guitarra Alhambra

    Hay muchos tipos de cuerdas y cada guitarrista tiene sus preferencias.

    La elección de unas cuerdas adecuadas depende del tipo de guitarra y del tipo de música que toquemos.

    Antiguamente los guitarristas utilizaban unas cuerdas muy diferentes a las que conocemos hoy en día. Hasta mitad del siglo XX, utilizaban cuerdas hechas con tripa de cerdo la mayoría de veces, otras veces de acero, como parece que era el caso de Agustín Pío Barrios (Mangoré).

    Todo esto cambió con la introducción del nailon, o plástico como también se refieren a este polímero artificial. Hoy en día forma parte de la normalidad encontrarnos con cuerdas de nailon para las primas (muchas veces negras para el flamenco) y nailon entorchado con cobre para los bordones.

    A partir de la introducción del nailon, se han producido una serie de innovaciones que amplían las opciones del guitarrista. En la actualidad también podemos encontrar cuerdas de carbono o titanio. Todas ellas con diferentes calibres, dureza en los materiales, y con sistemas de calidad mediante láser, que posibilitan un resultado extraordinario.

    El calibre de las cuerdas, combinado con el material utilizado, es fundamental para establecer la tensión que va a suponer para la guitarra.

    Para hacernos una idea, en el caso de Alhambra, usamos en nuestras guitarras las cuerdas D'Addario (EXP 44 Extra Hard Tensión)Un juego de cuerdas elaborado con nailon y que ofrece una tensión fuerte.

    Si cogemos la primera cuerda como referencia, ésta tiene un calibre de 0,73 mm. En el mercado podemos encontrar otras de tensión alta, cuyo calibre puede variar hasta 0,75mm.

    Por otra parte, al cambiar de materiales, también cambia la proporción entre calibre y tensión. Posiblemente el caso más llamativo respecto a la diferencia en la proporción entre calibre y tensión, se produce con el carbono, donde nos encontramos con calibres de alrededor de 0,60 mm y tensiones fuertes.

    En referencia al resultado de los diferentes materiales, encontramos colores con más brillo, mayor proyección y de mayor volumen cuanta más tensión tenga la cuerda. Algo que también ocurre con el carbono si lo comparamos con el nailon.

    Por otra parte, con el titanio encontramos un tacto más delicado y un color tirando a rosa que, en lo que respecta al sonido, ofrece un color sonoro que podríamos describir como de destellos. En lo que respecta al calibre del titanio, guarda una relación similar al nailon.

    En muchas ocasiones, encontramos fabricantes que combinan cuerdas de diferentes materiales para optimizar al máximo el desarrollo de las guitarras. Es bastante común encontrar terceras cuerdas primas con carbono. Por lo general, la tercera cuerda (Sol) es la más débil de sonido, llegando en muchas ocasiones a tener que “romper” la nota por intentar hacerla sonar, algo que se puede llegar a resolver mediante la utilización de una cuerda de mayor tensión o de carbono.

    ¿Has experimentado este problema con tu guitarra? Haz la prueba, utiliza una tercera de carbono y mira si mejora el “sustain” de la cuerda.

    En lo que respecta a los bordones, consisten en filamentos de nailon recubiertos por hilos cobre. Normalmente son plateados, aunque también existen dorados.

    Dependiendo de la marca, también encontramos diferentes tiempos para que la cuerda se quede afinada. Con algunos fabricantes, en apenas un día tenemos la cuerda totalmente a punto en nuestra guitarra.

    De todas formas, no olvidemos que lo más importante es probar, probar y probar. Con algunas indicaciones y a partir de la experiencia, encontraremos las mejores cuerdas para nuestra guitarra y nuestro tipo de interpretación.